Hacer el Camino de Santiago con tu perro es una experiencia que no te va a dejar indiferentes ni a ti ni a tu mascota. Seguro que ninguno de los dos volverá siendo el mismo que cuando empezó.
Si hacer el Camino de Santiago ya es una experiencia especial que la gente vive intensa y místicamente, compartirlo con tu perro os aportará una serie de valores que os harán crecer tanto individualmente como en el equipo perro-compañero.
Hacer el Camino de Santiago es duro, y hacerlo con tu perro mucho más. Pero son a nuestro entender, todas esas dificultades añadidas que iréis encontrando y superando, las que os harán crecer y a la vez disfrutar más intensamente de las cosas que en realidad importan.. Entre muchas otras cuestiones, cabe destacar la incomprensión de mucha gente que os iréis encontrando, los kilos extras en la mochila, los impedimentos para alojaros, las dificultades para desplazarse al punto de inicio y final del Camino, y como no,la preocupación constante porque tu perro esté bien y no le falte de nada.

Un factor muy importante que debemos considerar para hacer el Camino de Santiago con perro, es la condición física de nuestra mascota.Por mucho que nos guste pensar que ellos son perros y son capaces de todo, no siempre lo consiguen. Además no debemos olvidar que nadie les ha preguntado si quieren hacer el camino, por lo que someterles a un sufrimiento o sobreesfuerzo excesivo carece de todo sentido.
El físico de nuestro perro condicionará entonces en los kilómetros diarios a plantear, y por lo tanto en la distancia total a recorrer en el viaje. Ten en cuenta que no todos los perros pueden igual.

Época del año

Desde el punto de vista de la caminata, para los perros es mucho mejor hacer el Camino de Santiago lejos del verano. Especialmente si tenéis pensado realizar etapas entre Logroño y León, donde el calor y la escasez de agua toman un papel más que crítico por el riesgo de golpe de calor en los perros.
Pero las vacaciones son cuando son, y además el verano tiene un aspecto muy positivo para los bolsillos ajustados, que es el poder dormir en casi cualquier parte ya que las temperaturas no bajan demasiado por la noche.

Ponerse en forma

Preparar el Camino de Santiago resulta algo fundamental En internet existen infinitud de informaciones y consejos para preparar el Camino de Santiago, tanto desde el punto de vista físico como el psicológico.
Lo ideal es que tanto tú como tu perro os mantengáis activos durante al menos un mes antes de partir. Que salgáis a correr regularmente, o que te acompañe a montar en bici, o a patinar, o a caminar por el monte siempre que sea posible. Solo de este modo conseguirás que el perro se habitúe físicamente a las largas distancias, que haga un callo lo suficientemente consistente en las almohadillas, y lo que no es menos importante, que ambos empecéis a entenderos y acompenetraros adoptando un ritmo común, sin tirones, que os acompañe durante todo el Camino de Santiago.

Cuidado del perro

Las almohadillas deben estar bien hidratadas para evitar lesiones. Para mantenerlas en forma, al final de cada jornada del Camino, se pueden lavar con una solución jabonosa tibia, después secar y aplicar una crema hidratante o vaselina líquida. Tampoco está de más llevar una solución desinfectante por si el perro sufre alguna herida, así como productos antiparasitarios, repelente de insectos y algún antihistamínico.
Existen tambien “zapatos” para perros .
En nuestra experiencia personal, un perro habituado al ejercicio físico aguanta perfectamente 2 días de caminata intensa.Al tercer día lo normal es que empiecen a aparecer las primeras irritaciones.
Al menos una semana antes de empezar el Camino de Santiago desparasita a tu perro por dentro, con unas pastillas para prevenir parásitos.
Ponle una pipeta antipulgas y antigarrapatas.
Ponle también un collar antigarrapatas resistente al agua.
Es importante llevar un chuvasquero para nuestro perro o al menos una toalla de secado rápido (poco pesada y ocupa poco espacio).
En etapas donde no haya ríos, fuentes o manantiales, lleva agua suficiente para los dos.
Puedes tambièn darle unas vitaminas antes de empezar la peregrinación.

La comida

No pasa nada porque el perro no coma pienso durante unos días, aunque podemos transportar pequeñas cantidades para mezclarlo con otras cosas.
Lo más probable es que tu perro se haga famoso entre los peregrinos y todos le den sus sobras. Probablemente coma mejor que tú. También te darán las sobras en algunos bares o restaurantes, pero ten especial cuidado con los huesos de pollo, que pueden astillarse.
Si crees que no ha comido suficiente puedes comprar pequeñas latas para 1 o 2 días de pollo con verduras, paté de buey, etc…
También hay pueblos en los que venden pequeñas bolsas de pienso.

Documetación

La documentación sobre nuestro perro no debe faltar en la mochila. Entre los documentos imprescindibles, figuran el certificado veterinario de salud y el documento acreditativo de la vacunación antirrábica. También conviene llevar el certificado de su identificación con microchip y la cartilla de vacunación al día. Por quien viene del extranjero, hay que informarse con tiempo suficiente, puesto que las normas son diferentes segun de que pais provengan.

Otras recomendaciones

En zonas donde pase cerca una carretera no olvides atarlo o controlarlo con mucha atención.
Al llegar a pueblos donde pueda haber otros perros átalo a tu lado y enseña un palo si otros perros se acercan con malas intenciones, se irán rápido.
Si hace calor escesivo, mójalo cada poco.
Es importantísima la hidratación,el perro debe beber mucha agua, toda la que quiera, no dejes que pase sed.
En plena ruta, sobre todo si hace calor, es probable que tu perro no quiera comer, no te asustes, quizás sea mejor esperar a llegar a destino, dejar que descanse y darle de comer a última hora del día, por ejemplo un par de horas antes de que te vayas a dormir.
Felícitale efusivamente en cada final de etapa y dale unos mimos de más. También es muy bueno masajearles la columna y las patas para evitar agujetas.

Alojamientos que aceptan perros

La mayoría de los alojamientos públicos no admiten perros .
Es importante avisar con antelación del día que llegarás, pero con amabilidad no tendrás problema para encontrar amantes de los animales que puedan hacer una escepción o te faciliten un buen lugar para el perro.

Transporte con perro

Ten en cuenta que si tu compañero de aventura pesa mas de 10 kilos no le dejaran viajar en tren .
Los autobuses tampoco dejan subirse perros , dependerà del conductor , de si hay mas mascotas y en todo caso viajaran en las bodegas .

Deja una Respuesta